The Soundtrack Engine

Seguro que tienes algo mejor que hacer...

martes, 17 de marzo de 2009

Efectos secundarios

En una de las habituales salidas en las que saqueamos el supermercado requisando todo tipo de productos básicos de uso hogareño, mi Dama tuvo a bién adquirir un bote de jabón cremoso de manos al aroma de vainilla.

PROS
Mis manos huelen permanentemente a magdalena (bien!)

CONTRAS
Desde entonces, todos mis desayunos, comidas y cenas saben inmisericordemente a vainilla. Lo que sea. Pollo, jamón, paella, queso, pescado, chorizo, sopa, arroz, huevos fritos, paté, garbanzos, patatas, calamares.... todo. Y no es agradable...

Me lavo las manos compulsivamente a ver si consigo acabar pronto el bote :). Es raro, pero con los aromas frutales (manzana, melocotón...) el aroma no es tan persistente e intrusivo. Pero esto es diferente...

En fin, podría ser peor. Podría haber sido jabón de marsella... ;)

2 Comments:

  • At 21/3/09 21:55, Blogger Alana Moss said…

    Como me has hecho reir como de costumbre...
    Nosotras las mujeres tenemos eso con los jabones , siempre comprando nuevos olores y marcas a ver que pasa, no se que tienen pero es como tentador...

     
  • At 28/3/09 10:43, Blogger Soundtrack said…

    Je je... no creo que sea un asunto solo de mujeres... vamos, a mí tambien me gusta que huelan bien. Lo único que si bien con los aromas frutales no me ha pasado (manzana, melocotón, limón...), con este de vainilla era una sensación muy extraña, como si te lavaras las manos con un bote de natillas, vamos :P

     

Publicar un comentario

<< Home