The Soundtrack Engine

Seguro que tienes algo mejor que hacer...

viernes, 8 de mayo de 2009

Joum Sinema

Me gusta el cine. Lo confieso. Bueno, no todo, claro, pero sí que he llegado a tener dos criterios diferentes para valorar un filme: uno, si la peli es buena o mala; el otro, si la peli me gusta o no. Y es que hay mucha gente que funde ambos términos, cuando no debería dar reparo en poder decir "reconozco que la peli es buena, está bien hecha... aunque no me ha gustado nada!". Al césar, lo que es del césar.

Esto viene a cuento para poder justificar que en cuanto pude, adorné el salón de mi hogar conyugal con una tele mas o menos panorámica de las de entonces (las que requieren seis o siete fornidos vascos para levantarlas, aun siendo pequeñas), y un equipo reproductor de DVD con un sistema de altavoces 5.1. Y con decodificación DTS, por supuesto. Todo un Cine en Casa, que nos lo vendían así por aquel entonces.

Por alguna extraña razón el equipo de sonido falló, y eso me sirvió de excusa para comprar uno nuevo, mejor y mas barato que el anterior. Ahora podía reproducir ficheros DivX y demás, permitía enchufar dos juegos diferentes de altavoces y escoger cual de ellos ir utilizando, en fin, cosillas. Y bueno, tampoco suena mal, aunque reconozco que me gustaba mas el anterior. El equipo nuevo llegó en 2006. Y fuimos felices atronando a los vecinos con la potencia del subwoofer. Eso fue hasta finales de 2007.

Por esas fechas, durante una comprobación de rutina, jugando con las posibilidades del aparato (por chafardear, vamos), me dí cuenta de una cosa muy curiosa: los altavoces frontales no funcionaban. El central, los traseros y el subwoofer marchaban bien, pero los laterales delanteros, ni papa. Y no hubo manera de conseguir que volviesen a sonar. Poco despues, analizando, asumí que seguramente el fallo comenzó mucho antes, pero yo no me había dado cuenta al funcionar el resto de altavoces. Solo cuando los fuí testeando uno por uno supe lo que pasaba.

No soy un absoluto desconocedor de la materia, sino que cuento con el nivel de ignorancia suficiente como para no ser experto, pero sí el ser requerido por algunos amiguetes cuando quieren montarse sus altavoces en casa, para dejarme a mí liado de todo con los cables; así que me puse a revisarlo. Es absolutamente extraño que el fallo estuviese tan localizado allí, ya que con el otro, cuando dejó de funcionar, lo dejó todo, no fue por partes. Probé a arreglarlo con el sistema informático (apagar y encender de nuevo), con nuevas configuraciónes, niveles de ecualizadores, nada... Podría ser una rotura de los cables, pero todos ellos pasan por las mismas zonas conflictivas, así que habrían fallado mas. Se podrían haber roto por alguna zona inaccesible, pero es raro porque ni los gatos llegan allí, y la gravedad no tiene tanta fuerza.

Al final tuve que humillarme y llamar a la tienda donde lo compré y preguntar la dirección y teléfono del servicio técnico, ya que la garantía había expirado por aquel entonces. Y guardé el tlf. jurándome que lo usaría solo en última instancia.

Pasaron los meses, y de cuando en cuando probaba cosas nuevas. Al final, y aun no creyendo que tuviera nada que ver, aproveché las pasadas navidades para darle la vuelta a la torre de gadgets donde tengo el equipo y comprobar el cableado. Me sorprendió que los altavoces que fallan estuvieran conectados en un banco diferente al resto, pero puesto que el tipo de conectores coincidía, supuse que ese no era el problema, ya que siempre habían estado así enchufados y al principio funcionaban. Debería ser otra cosa.

Y así siguieron pasando los meses. Siguiendo mi melancólico proceder para intentar buscar el fallo. Buscando manuales de instrucciones en otros idiomas, o que pudieran ser mas recientes, por si la "guía rápida de fallos" que suele ir al final pudiera darme alguna pista. Nada.

Absolutamente nada.

Hasta ayer.

Estaba aprovechando una de las frecuentes party-line que se monta mi Dama con la suegra que me ha tocado en suerte, para seguir con mi búsqueda de La Verdaz acerca del fallo de los altavoces, cada vez mas convencido de que en cuanto ahorremos un poco debería llamar al servicio técnico, cuando apareció en el buscador una página japonesa de esta marca, y entre sus virtudes aparecía una imagen de la parte trasera del equipo. Me pareció bien ya que así me evitaba darle la vuelta a todo el tocho cada vez que quiero revisar cableados, así que la miré. Buena foto, a alta resolución. Con todos los conectores y descripciones en su sitio, etc... nada nuevo que me pudiera ayudar... pero... ví que había alguna descripción que antes la había pasado por alto. Y me volví a fijar... y....

Y entonces tuve una epifanía.

Resulta que el aparato no podía gestionar dos juegos diferentes de altavoces, como había indicado antes. Podría gestionar dos juegos diferentes de altavoces frontales.

Y había dos bancos de conexiones precisamente por ello, uno estaba junto al resto, y el otro mas separado, que es donde están conectados desde siempre.

Y en la fotografía se podía ver claramente como, justo encima de las conexiones frontales, se leía A o se leía B, según el juego que querías utilizar en ese momento.

Y en el frontal del decodificador de sonido, hay un botón que sirve para alternar entre el juego A o B de altavoces, que casualmente está a la altura de los ojos de mi heredero.

Y sospechosamente, los altavoces dejaron de funcionar mas o menos por las mismas fechas en las que mi pequeño aprendía que pulsar todos los botones que tenía a mano provocaba una divertida reacción de sus papis, con lo que lo hacía mas veces y entre mayores risotadas.

Huy huy huy huy huy HUY HUY HUY HUY HUY!!!!!.......

Me dí cuenta que esto último lo dije en voz demasiado alta, porque a continuación vino mi Dama a corriendo a preguntar
- ¿qué pasa? ¿qué has leído? ¿nos llega la crisis? ¿la gripe porcina? ¿los nazis? ¿el qué...?...... Aaaaah, es de lo tuyo, bah...

A continuación me levanté y me dirigí hacia el aparato. Me encontraba como flotando, en estado de gracia. Tocado por algún espíritu divino. El mundo se movía despacio a mi alrededor y oía voces difusas, dispersas, lejanas.... voces que decían cosas como "¿pero tienes que ponerte a eso ahora? ¿no puede esperar a despues de la cena?...". Me agaché y el decodificador y yó quedamos frente a frente. Lo encendí y en la pantalla ví un pequeño icono indicando que se ahora mismo se usaba el juego de altavoces B. El pequeño botón bajo la leyenda SPK A/B me miró y se reía de mí. Respiré hondo y lo pulsé. El pequeño icono se apagó y me puse a escuchar. Nada.

Ligeramente frustrado, me dí cuenta que esto podía significar que no se estaba usando ningún juego de altavoces, así que lo volví a pulsar. Entonces apareció otro icono, igual de pequeño, pero llenaba toda la pantalla. Ponía "A".

Escuché. Al principio nada.... luego... tal vez... me parecía escuchar un rumor sordo....

Decidí bajar el volumen de la televisión. También soy cenutrio de comprobar si funcionan los altavoces con la tele a todo trapo, pero soy de pueblo, ya ven. Volví a probar y..... BZZZZZZZZZZZZZ.... ¡Eureka!, viven!!! viiiiveeeeeennnn!!!! los he devuelto a la viiiiidaaaaaaaaa!!!!!!

Tras el subidón producido por este síndrome de Frankenstein, en el que yo mismo me felicitaba por mi grandioso éxito, no pude dejar de sonreir ni cenando; de hecho, no paraba de musitar para mis adentros "si si por fin si si soy genial si por fin je je si por fin je je je..." y otras ininteligibles gracias, mientras mi dama me miraba con cara de "este tío es tonto".

Así fue al menos durante un breve y agradable rato. Así fue hasta que la realidad, cruda e inmisericorde, derribó la alta torre donde se había instalado mi ego con un ariete que decía: "Casi dieciocho meses sin altavoces, y hasta ahora no se te había ocurrido pulsar ese botón, que está a la vista de todos, a pesar de que habías visto cómo tu hijo había pulsado todos los demás?"....

Mi Dama tiene mas razón que un diario conservador. ¡Soy tonto!

:-P

5 Comments:

  • At 8/5/09 18:03, Blogger Txispas said…

    juas!
    yo no te lo quería decir pero creo que tu Dama tiene razón en el 50% de su afirmación, el otro 50% se puede deber a que era algo tan obvio que ni siquiera se te había ocurrido...

     
  • At 8/5/09 19:13, Blogger severino el sordo said…

    Acaba usted de describer lo que es la felicidad ,solamenta un efimero instante y habra comprobado que siempre tenemos a alguien alrededor que se encarga de recordarnoslo,un saludo.

     
  • At 10/5/09 20:43, Blogger Soundtrack said…

    Yo por si acaso, Txispas, prefiero no preguntármelo ni darle mas vueltas porque siempre puedo acabar peor :D

    Qué razón tiene usté, Severino. Qué sería de nuestro ego si no tuvieramos cerca a alguien que nos cantase nuestro particular memento mori doméstico... nos embruteceríamos ;)

     
  • At 11/5/09 16:37, Blogger Mr. Lombreeze said…

    Soundtrack, el cable rojo siempre a tierra. Y listo.

     
  • At 11/5/09 21:00, Blogger Soundtrack said…

    Muy ingenioso, Mr. Lombreeze. Tanto, que en vez de responderle con un comentario, lo hago con un post enterito a su atención. Que lo disfrute ;)

     

Publicar un comentario

<< Home