The Soundtrack Engine

Seguro que tienes algo mejor que hacer...

lunes, 29 de abril de 2013

El límite elástico

A algunos de los materiales con los que trabajamos en la fábrica, se les requiere una característica llamada Resistencia a la tracción. Esto es, sencillamente, una forma de cuantificar cuánto aguanta ese material antes de romperse si lo estiras desde ambos lados a la vez. Está relacionado con la dureza del propio material, aunque no sea lo mismo exactamente.

Haciendo el ensayo de Resistencia a la tracción, además de conocer ese valor, también es posible conocer algo que se da por llamar "Límite elástico". Esto es el valor a partir del cual el material se deforma irreversiblemente, sin posibilidad de recuperación. Ejemplo sencillo: un muelle. Si estiras un muelle y luego lo sueltas, el muelle se encoge de nuevo a su posición inicial. Si lo estiras mucho, pues luego se encoge mucho. Pero sabemos que hay un punto (¿quién no lo ha experimentado?) en el que estiras más de la cuenta y... ¡zas!, de repente el muelle deja de encogerse; una de las espirales queda deformada permanentemente. El resto del muelle aun funciona, pero el conjunto queda ya inservible porque una de las zonas ha superado su límite elástico; de hecho, si aun siguiéramos estirando el muelle, acabaría por romperse en esa zona (la primera en deformarse).

Ambos parámetros son importante conocerlos porque dependiendo del uso que se le quiera dar al material, puedes necesitar una combinación diferente de elasticidad/resistencia: según para qué lo quieres, puedes necesitar un material flexible que se deforme y adapte fácilmente, o tal vez necesitas algo rígido y preciso, que sea preferible que se rompa antes de tener una deformación con peores consecuencias que la mera sustitución de ese elemento roto.

¿Y a qué viene esto?. Pues hace bastante tiempo que me ronda la cabeza que a los españoles nos están haciendo un ensayo de tracción. Nos están estirando, cada vez más, de forma lenta pero inexorable (bueno, a veces no tan lenta), a ver hasta donde aguantamos. Nos estiran un poquito más, vemos los datos del paro, de la economía, de la corrupción... y parece mentira pero seguimos aguantando.

Pero hemos llegado a un punto en el que me pregunto si realmente no hemos superado ya nuestro límite elástico. Si volveríamos a nuestro estado más o menos habitual de reposo, o ya nos quedaríamos deformados permanentemente.

Y lo que realmente me preocupa: si al final el conocer nuestro límite elástico no es el objetivo de todo esto, y sencillamente van a seguir estirando y estirando hasta rompernos.

PD: Si hay algún ingeniero en la sala al que le chirríe el principio del post, mis disculpas, pero se entiende el mensaje, ¿no? ;)

2 Comments:

  • At 29/4/13 19:27, Blogger Mr. Lombreeze said…

    Se romperán unas cuantas fibras pero el músculo finalmente se recuperará. Eso sí, nadie hablará de las fibras rotas cuando hayan muerto...

     
  • At 5/5/13 17:10, Blogger Soundtrack said…

    Ahí está el meollo del asunto, Mr. Lombreeze. No tengo alma de general; una sola fibra rota ya la considero inadmisible. El fin no justifica los medios... :-/

     

Publicar un comentario

<< Home