The Soundtrack Engine

Seguro que tienes algo mejor que hacer...

sábado, 9 de febrero de 2013

El conflicto (3)

Bien, pues la situación ya estaba encauzada: La mayoría de los despedidos seguían viniendo día sí y día también a acompañarnos en las concentraciones a la hora del bocadillo. En el SAMA ya se había dejado claro que las cosas son las que son, y aunque la empresa podría entrar a negociar algo acerca de las indemnizaciones, nada de readmisiones. Incluso en la Nota al Personal que la dirección emitió a la plantilla, volvió a negar por tercera vez la posibilidad de que se pudiera a volver a contratar alguno de los despedidos de forma indefinida (esa coletilla parece dar esperanzas temporales). Y las jornadas de huelga nos llegan. Se van comentando las últimas situaciones (sin cambios), y en una ocasión, aclarando las dudas que nos llegan, se me llega a preguntar que vale, comprendemos que la situación es como para endurecer medidas progresivamente pero… ¿por qué obligamos (el comité) a la gente a hacer huelga si las pausas beneficiarían a la empresa?... Desde luego esa consulta me dejó abstracto perdido.

Así que tras explicar que la intención no es paralizar la (ya de por sí escasa) producción sino publicitar lo sucedido, y que no obligamos a nada ya que esto fue planteado y votado en asamblea con gran asistencia, le tengo que insinuar que todo eso ya lo sabría si hubiese asistido a esa asamblea, tras lo que tiene que soltar una de esas excusas de emergencia que tampoco sirven mucho en esas ocasiones… (…yo… es que ese día no pude ir). Evidentemente tampoco pudo preguntar ni después de la asamblea ni después de la reunión del Sama, claro, estaría con otras cosas en la cabeza.

En fin, el tema es que sin otro acercamiento, llega el primer día de paro. El descuento es solo de 45 minutos diarios (4 días, tres horas en total a descontar en dos meses distintos); no debería ser un trauma personal, y sin embargo la afluencia es menos masiva de lo que esperábamos. No es que el seguimiento fuera escaso: paró toda la gente que ya se concentraba antes, pero yo casi esperaba que los ofendidos pensaran más en un bien común que en una excusa particular. Me equivoqué. Los de oficinas (salvo honrosas excepciones) ni estaban ni se les esperaba, vale. Encargados apenas se vieron, bien. Pero bastante gente que empezó saliendo se iba quedando dentro a medida que pasaban los días. Al principio hubo protesta, pitos y petardos; al final solo estábamos concentrados, esperando que las diversas apariciones en la prensa, radio y televisión sirvieran para que la publicidad negativa hiciese recapacitar a la empresa.

Pero hete aquí que a mitad de semana sucede algo que nos hace cambiar la estrategia. A pesar de que los paros siguen realizándose, un grupo de despedidos, tras asumir que su readmisión será casi imposible, pide al comité que plantee la posibilidad de negociar las indemnizaciones. Eso hasta entonces era algo que estaba totalmente descartado, pero ahora que se nos ha pedido lo tenemos que introducir en la ecuación. Así que al día siguiente, en asamblea del Comité, se expone al pleno que hay quien prefiere indemnización a readmisión. Hay roces entre las secciones sindicales acerca del porqué de las cosas, pero finalmente la mayoría decide que si la empresa no mueve ficha, tendremos que ser nosotros. Lo peor que puede pasar es dejar que este conflicto se apague por sí solo, y la plantilla tampoco va a permitir mucho más desgaste sin ver una salida. Así posteriormente se notifica a la dirección que deseamos reunirnos con ellos para introducir la variable “pasta” en la negociación; a ver si continúan queriendo.

Se acaba la semana de paros, y la cosa vuelve a su estado inmediatamente anterior. Concentraciones a la hora del bocadillo. Los despedidos viniendo y preguntando. La gente de siempre saliendo pero con ganas de que llegue una solución. La fecha de los juicios por despido acercándose peligrosamente (una vez celebrado el juicio ya no quedaría nada por negociar)… Y la empresa responde. Y no solo responde, sino que además adelanta que nos ofrecen, así como regalo de bienvenida, un 40% más de indemnización a los despedidos y un “compromiso por el empleo” para la plantilla restante para este año y el que viene. Nos quedamos un poco sorprendidos… ¿dónde está el truco?... En fin, para que luego se diga que las movilizaciones no sirven de nada

Bien, pues armados con nuestra buena dosis de escepticismo y buena fe a partes iguales, nos dirigimos al encuentro.

4 Comments:

  • At 10/2/13 10:01, Anonymous Raquel said…

    En este capítulo me gustaría hacer algún comentario, ya que tengo alguna visión distinta a la tuya. En primer lugar yo hago una valoración de la huelga bastante positiva, y bien, ya se que oficina y encargados no pararon, pero también es verdad, que los datos se pueden interpretar como se quieran, a nivel de seguimiento podría haber sido mayor, pero si paralizamos la planta, con que lo hagamos los de traje azul, es mas que suficiente para hacer daño, si este hubiera sido nuestro objetivo, que no lo fué. Pero si en un futuro lo es, con ese 60% paramos la producción, dato a tener en cuenta por nuestra dirección, no veo a lxs de oficina remachando juntas, ¿verdad? Así que como llamada de atención ha tenido su efecto, a los hechos me remito. En segundo lugar, a la estrategia de negociar indemnizaciones, no se llega sólo por alguna petición, como tu bien dices llevamos tres rechazos a hablar de cualquier sistema que implique vuelta atrás, agotada una semana de huelga y casi un mes de movilización, a partir de aquí tenemos dos vías, agotar todos los cartuchos en base a unas readmisiones que con casi total seguridad no saldrían, aterricemos, han echado a 19 a dedo, o guardarnos algo de munición sin agotar a la plantilla a negociar otro sistema que garantice unas salidas mas dignas y dejar una opción menor de vuelta al trabajo. Si hubiéramos exprimido la readmisión al máximo y la empresa después no quiere dar un duro, ¿con qué nos hubiéramos encontrado? es mas favorable guardar algo de fuerzas por si tenemos que incrementar la presión para ello. Osea que se basa más en una estrategia sindical que en las propias peticiones, las cuales se tuvieron en cuenta también. Con todo esto aclarado el "conflicto 3" y a la espera de que el "4" sea pronto.

     
  • At 10/2/13 12:43, Blogger Soundtrack said…

    Buenas Raquel. Gracias por tu (extenso) comentario, pero creo que en algunos conceptos o me he expresado mal o me has malinterpretado, así que vamos al meollo:

    No tenía intención de desmerecer el resultado de la huelga, aunque también pensaba que algunos de los ausentes sí que apoyarían. Sin contar con encargados ni oficinas, of course. Y también juraría que he mencionado que la intención no era parar la planta, sino como tu dices hacer una llamada de atención; y parece ser que efectivamente ha surtido efecto. Así que sobre ese particular (que la empresa se de por aludida sin hacer demasiada pupa desde el principio) yo diría que misión cumplida.

    Y sobre lo de que no ves a los de oficinas remachando juntas, ojo que quedamos algunos que venimos del mono que aun seríamos capaces de hacer algún chandrío :-DDD

    Lo de la negociación de indemnizaciones, ahí si que confieso que pensaba que no se había tenido en cuenta inicialmente ya que se tenía otra cosa como objetivo (readmisiones y reinicio de la relación laboral con la empresa) y tampoco veía un clamor popular por parte de los despedidos pidiendo pasta antes que readmisiones... Evidentemente no vamos a quemar todo por algo que cada vez se veía mas inviable, pero ya te digo que pensaba que hasta que algunos despedidos no dijeron que mirusté, tampoco se tenía demasiado en cuenta. Mea culpa. Mejor resevar fuerzas para cuando llegue la negociación del pacto, que eso sí será incómodo ;)

    En fin, resumiendo, que no dudaba en que la estrategia sindical ya contaba con esos escenarios, pero que creía que la solicitud por parte de algunos despedidos había acelerado la Opción B, por decirlo de alguna forma.

    Muchas gracias por haber enriquecido el debate, aunque creo que a partir de ahora me váis a hacer sentar junto con los de ugt :D. A ver si el cuarto capítulo del conflicto es el último y tiene final feliz...

     
  • At 12/2/13 18:50, Blogger Mr. Lombreeze said…

    Muy difícil movilizar a los oficinistas solamente para las duras cuando a las maduras los comentarios despectivos hacia nuestros cuellos blancos son constantes. Es que te sueltan cada cosa... Ahora, cada vez que como a mediodía, veo el gasto de mi comida como la causa principal de la crisis de la empresa.

     
  • At 14/2/13 17:55, Blogger Soundtrack said…

    Pues no le voy a decir que no cuando hay bastante razón en sus palabras, la verdad... Los tímidos avances en acercar posturas entre dentro y fuera se intercalan con tremendos empujones hacia atrás. El la macroasamblea tuve que hacerme notar para intentar explicar que hay mas muros "mentales" entre nosotros que reales, y que los reales nunca desaparecerán mientras los "mentales" sigan ahí bien puestos. En fin, es lo que tiene la terapia del miedo...

    ¿El gasto de comida crisis de empresa?... No me suena haber escuchado mucho al respecto, pero cuando te apetezca contarmelo, ahí estaré, con los pabellones auditivos bien relucientes...

     

Publicar un comentario

<< Home