The Soundtrack Engine

Seguro que tienes algo mejor que hacer...

viernes, 18 de abril de 2008

Con las manos en la masa

Un día llegué a casa despues de trabajar, y tras los saludos de rigor, sorprendióme un pequeño recipiente que descansaba plácido en la mesa del comedor. Tras dejar mis bártulos y acabar mis abluciones, lo cogí para ver de qué se trataba. No pude averiguar mucho ya que era tan increíblemente blando que pensé que lo había chafado irremisiblemente. Lo dejé de nuevo en el sitio en que lo había encontrado y le pregunté a mi Dama, que en ese momento estaba terminando de hacer la comida:

-¡Dama!, ¿Qué es ese vaso que hay en el salón? Es muy blando...
-¡No lo habrás roto, ¿no?!, que es Masa Madre!!!

Así me quedé. Masa Madre. Yo cada vez que oigo eso me imagino al increible Hulk pero con rulos, pero no: se trata de masa para bizcochos.

Resulta (al final se dignó a contarme la historia) que cayó en las redes de una de esas cadenas de "dale esto a tres amig@s para desearles saluz y felicidaz". Cuenta la leyenda (urbana) que es un dulce que hacen unas monjas de Sevilla, y que si sigues unas (llamémosle) curiosas instrucciones, el resultado es exquisito. Pero eso sí, si has recibido un vaso, antes de hornear has de retirar tres vasitos de masa y luego darselo a quien quieras desear, etc etc... En cuanto me enteré de que eso era una cadena, mis alarmas se activaron. Si hay algo que me encanta y me dedico a conciencia es a romper cadenas de esas, sobre todo las que tengo claro que son falsas o, sencillamente, estúpidas :). Sin embargo tengo un punto débil. En cuanto oí la palabra "bizcocho", mi firewall cerebral se desactivó automáticamente. Me tenía a su merced.

Pues nada, al final se siguieron los pasos, que por cierto duran diez días!!!. Hay que hacerlo paso a paso, y cada paso se hace en un día, no pudiendo continuar hasta el siguiente. Mas de la mitad de los días consiste en "hoy no lo toques", con lo que realmente la carga de trabajo es mínima. Ya se nota que esto tiene que venir de algun convento... es el típico ejemplo para aprender las virtudes de la paciencia mientras estás tumbado a la bartola... o sencillamente ganas de incordiar!!!

Pero vamos al asunto. tras los diez días de rigor, por fin terminamos la masa, la horneamos y... tachaaaan!!

Aaah, los placeres de hipotecar tu salud....

Helo aquí. La pinta es bastante artesanal, vamos, pero está riquísimo!!!. Maldita sea, ya me fastidia tener que darle la razón al clero, pero esta mañana al irme a trabajar el bizcocho estaba intacto. Ahora está tal y como veis en la foto!!

Pues ya veis. Así que como soy muy generoso cuando me sale gratis, os pongo a continuación las instrucciones por si quereis presumir ante esa gentuza que en cuanto puede te señala diciendo "no sabe ni freir un huevo".

Todo comienza con un vaso de "Masa Madre", pero si nadie os la ha dado siguiendo la cadena (enhorabuena!), se puede adquirir en cualquier pastelería o panadería. O al menos, eso me han dicho.

Instrucciones (copio y pego textualmente):

BIZCOCHO DE SEVILLA

Este bizcocho viene del convento de las carmelitas descalzas de Sevilla. Se requieren 10 días para hacerlo, y no se usa ni batidora ni frigorífico.

Primer día: Verter el contenido del vaso en un cuenco grande, añadir un vaso de azúcar y uno de harina. Se deja sin mezclar.

Segundo día: Se mezcla con una cuchara

Tercer día: No se toca

Cuarto día: No se toca

Quinto día: Añadir un vaso de azucar, un vaso de leche y otro de harina. Se deja tal cual sin mezclar.

Sexto día: Se mezcla con una cuchara.

Séptimo día: No se toca

Octavo día: No se toca

Noveno día: No se toca

Décimo día: Se apartan tres vasos de masa, que se entregarán a tres personas a las que desees salud y suerte.

Tras retirar los tres vasos, se añade el resto: dos vasos de harina, un vaso de aceite de oliva o de girasol, un vaso de azúcar, un vaso de nueces-almendras-piñones (todo junto o por separado, al gusto, también puedes usar pistachos, etc…), un vaso de leche, uno o dos sobres de levadura (Royal), dos huevos, una manzana troceada, 180gr. de pasas (si te gustan), una pizca de sal, canela y vainilla.

Se mezcla todo con una cuchara y se mete al horno: 180º C durante 40 minutos.

Pues eso es todo. Espero que este post no sea considerado como spam o mailing agresivo :). Si alguien se atreve, que lo comente. Yo puedo confirmar que el resultado salta a la vista (sí, porque va directo a las cartucheras) ;-)

7 Comments:

  • At 20/4/08 18:09, Anonymous ana la rana said…

    jajajajj , esa historia me suena , yo tambiem fui victima , pero mi vaso fue directo a la basura ....d sobra me salen ricos los bizcochos asi k ..jajajaj , felicita a tu dama x el bizcocho y la paciencia d tanto dia y rollazo k es el hacerlo. un beso , chao.

     
  • At 24/4/08 06:47, Blogger Soundtrack said…

    Ana, que sepas que tengo pruebas fiables de que este bizcocho se ha llegado a realizar partiendo de cero y sin necesidad de hacer pausas de día a día, sino una detras de otra. Y el resultado ha sido igualmente exquisito ;). Pero supongo que la espera y el protocolo le añaden encanto al asunto ;-)

     
  • At 17/7/08 17:04, Blogger Jo mateixa. said…

    Ei,
    me lo pasaron hace 15 días, lo hice el sábado y está de muerte!!!!
    Yo con cadenas de estas no me arrugo. Viva las monjas y sus dulces.

     
  • At 17/7/08 17:04, Blogger Jo mateixa. said…

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

     
  • At 18/7/08 13:10, Blogger Soundtrack said…

    Jo Mateixa, gracias por la visita ;). Yo si que suelo ser muy cuidadoso con el tema de las cadenas (me encanta ser el eslabón que descubre el truco y lo grita a los cuatro vientos) :P, sin embargo, si de lo que hablamos es de una bomba de colesterol, me temo que todos mis firewalls mentales se desactivan involuntariamente. Y es que cómo me pierde el dulceeeeeee...
    ;)

     
  • At 23/4/09 00:26, Blogger adela said…

    Tengo que deciros que yo he sido una de las que ha caido a la seducción del vaso de masa madre y al final cocer el bizcocho
    y he quedado encantada.

    Sale riquisimo, hice uno hace 10 dias y hoy he cocido otro por que yo me guarde un vaso para mi y solo reparti dos.

    Ahora si que voy a dar los tres vasos de rigor.

    No necesito toda esa espera de dias para hacer un bizcocho y que me salga rico , pero tiene su encanto la espera. si me dan otro lo tomare y lo hare

     
  • At 25/4/09 11:05, Blogger Soundtrack said…

    Adela, gracias por pasarte por aquí :). Nosotros también nos dedicamos a repartir solo los vasos justos para quedarnos otro y volver a hornear, pero creo que al tercer o cuarto bizcocho decidimos hacer una pausa, que nos empachamos :)

    Tienes razón que no hace falta tanta espera, pero igual es para ir creando ganas al ver la masa ahí tantos días y no poder tocarla ;)

    Un saludo...

     

Publicar un comentario

<< Home